22 junio 2017

Venid y vamos todos con flores a Menéndez (y a los Coros y Danzas del Sindicalismo del Régimen)



Vomitiva campaña del Ministerio de la Posverdad, Propaganda Negra y Alienación Mental de Liberbank

Venid y vamos todos con flores a Menéndez
(y a los Coros y Danzas del Sindicalismo del Régimen)

Como era previsible, una vez firmado el nuevo ERE fraudulento, estamos asistiendo a la habitual campaña de falsedades en la que tanto desde la dirección como desde sus cómplices sindicales se nos vuelve a tomar por tontos de capirote a los trabajadores y se pretende hacer llegar a la sociedad en general las supuestas bondades de este nuevo plan de ajuste que nos coloca en el horizonte de otros dos años y medio de recortes, a sumar a los cuatro que llevamos padeciendo, siempre, además, con la firma de una mayoría sindical que no tiene ningún escrúpulo en dar por buenas las nefastas intenciones de la dirección sin molestarse ni siquiera en demostrarnos a los trabajadores la necesidad de esos nuevos recortes.

Si era esperable una de estas campañas basadas en verdades a medias (muy pocas) y mentiras descaradas (la mayoría de los argumentos), hay situaciones que rebasan todos los límites de lo tolerable. Hoy, sin ir más lejos, desde la prensa se afirmaba, como titular “Liberbank compensará con una paga a los empleados con menores sueldos” y, por si alguien no captaba la sutil indirecta de a quién se le debía tamaña generosidad, se ilustra la noticia con una foto del Consejero Delegado, echando mano al bolsillo de la chaqueta (para sacar el importe de esa paga, seguramente).

Nada es inocente (y mucho menos cuando hablamos de los altos directivos de Liberbank). El discurso común que manejan la dirección y los sindicalistas firmantes es que, gracias a los desvelos de unos y otros, todos los trabajadores vamos a mejorar nuestra situación con el nuevo ERE fraudulento.

Por si fuera necesario (creemos que no, pero lo repetimos porque algunos quieren enterrar la verdad debajo de la montaña de excrementos que suelen utilizar en estos casos), desde la CSI volvemos a afirmar que el día 1 de julio, al perder su vigencia el ERE actual todos los trabajadores volvíamos a cobrar nuestros salarios íntegros sin recorte alguno.

 ¿Mentimos nosotros o mienten los sindicalistas del régimen? Tú decides.

Teniendo en cuenta esto, desde nuestro punto de vista, el titular adecuado sería:

“Con el nuevo ERE de Liberbank, después de cuatro años de recortes, los trabajadores con menor sueldo volverán a sufrir recortes durante otros dos años y medio en un 10% de su salario (como mínimo, según su caja de procedencia). De ese importe que se les descuenta, se les devolverá una cantidad de 800 euros al año”

Pero, para contextualizar las cifras en el entorno en que nos movemos y para aprovechar la foto del Consejero Delegado echando mano al bolsillo, lo más correcto sería:

“Con el nuevo ERE de Liberbank, después de cuatro años de recortes, los trabajadores con menor sueldo volverán a sufrir recortes salariales en un 10% de su salario (como mínimo, según su caja de procedencia) durante otros dos años y medio. De ese importe que se les descuenta, se les devolverá una cantidad de 800 euros al año, el 60% de lo que cobra en un día el Consejero Delegado de la entidad, Manuel Menéndez, después de que el año pasado se subiese el sueldo a sí mismo un 19% pasando a cobrar 487.000 euros al año”

En el mismo publirreportaje figura un párrafo que es demoledor para los sindicalistas firmantes y que no hace más que recoger lo firmado en el acuerdo:

“En el documento del acuerdo, que no ha firmado ni CSI ni CSICA, se recoge que una vez analizadas las causas económicas y organizativas descritas en la Memoria e Informe Técnico aportados al inicio del periodo de consultas por la dirección de Liberbank, los sindicatos firmantes consideran acreditadas las causas alegadas por la empresa para abordar un proceso de reestructuración que permitirá la consecución de “una estructura más reducida, ágil y eficiente”, acorde con la implantación de los proyectos Plan Comercial de la entidad que preside Manuel Menéndez, el procedimiento de descarga operativa y la centralización de funciones, todos ellos en curso, así como hacer frente a las razones económicas y organizativas que justifican los mecanismos de ahorro de costes”

O sea, que a pesar de la inexplicable prisa por acortar plazos desde un principio, conformar la mesa de negociación a gusto de la dirección y firmar cuanto antes posible por parte de estos sindicalistas del régimen, que delatan sin ninguna duda componendas y acuerdos no explicables fuera y antes de la negociación formal, estaban dispuestos a pelear como fieras contra los nuevos recortes, pero, cuando examinaron con el rigor y el nivel intelectual que les caracteriza la documentación que les entregó la dirección, vieron la luz, cayeron del caballo como Saulo de Tarso (en este caso, tropezaron en las escaleras del AVE) y vieron que todo recorte estaba justificado, sobre todo si, en el mismo acuerdo, para compensar un poco, se ofrecían salidas que mejoraban las ofertas anteriores para aquellos compañeros (con todo su derecho a irse voluntariamente en las mejores condiciones posibles pero sin que esta lícita aspiración traiga consigo el empeoramiento de condiciones para quienes siguen en la entidad) cuyo año de nacimiento coincida con el varios de los dirigentes de los sindicatos firmantes.

Esperamos que, una vez repuestos del colosal esfuerzo negociador realizado, y una vez recogida la Medalla al Sacrifico por los Trabajadores de Liberbank que se merecen, quienes firmaron este nuevo ERE fraudulento nos expliquen a todos en qué consisten esas causas económicas y organizativas alegadas por la empresa y aceptadas por ellos.  Hasta ahora, no nos las han explicado: ¿Son secretas? ¿Se autodestruyó en cinco segundos el disco que las contenía? ¿tuvieron que comerse los folios una vez leídos para evitar que caigan en manos de la competencia?

Si no creen conveniente publicarlas, esperamos que en sus visitas a las oficinas para explicar el acuerdo nos las detallen en extenso. Porque damos por hecho que el conglomerado sindical firmante (CCOO, UGT, CSIF, STC, Independientes) visitarán las oficinas para contarnos porqué han firmado esta nueva estafa. Pueden ponerse de acuerdo (o seguir de acuerdo, mejor dicho) y fletar un autobús conjunto para optimizar recursos. Y si amaestran una cabra y hacen que baile al ritmo de Despacito, mejor que mejor. Así sacaremos algo en limpio de la visita. No nos llaméis ilusos porque tengamos una ilusión.

En todo caso, rechazamos con más motivos que nunca este nuevo ERE fraudulento que, como hace muy poco decían quienes corrieron a firmarlo en cuanto la dirección se lo ordenó, es absolutamente injustificable e injustificado.

Por nuestra parte, a seguir en la pelea.

Contra los ERES fraudulentos, contra las mentiras y contra las traiciones sindicales.

Seguiremos informando.

22 de junio de 2017

Nadie se salva solo
Solidaridad con la compañera despedida
del Banco Santander
Ayer en Oviedo

20 junio 2017

Otra traición sindical, otro día para la ignominia. No hay dos sin tres: la dirección y el sindicalismo del régimen nos estafan otra vez



Otra traición sindical, otro día para la ignominia

No hay dos sin tres: la dirección y el sindicalismo del régimen nos estafan otra vez

En el día de hoy, como estaba previsto, la dirección y sus sindicatos afines han dado por concluida la comedieta habitual destinada a disfrazar de ardua negociación lo que no es más que el cumplimiento de las intenciones de la dirección y han firmado los nuevos recortes, sin necesidad de aportar justificación alguna que avalase una medida tan grave, por lo que significa en sí misma y por las puertas que deja abiertas a nuevas medidas de ajuste, como es otro ERE de dos años y medio de duración (sumados a los cuatro años de ERES fraudulentos que ya hemos padecido).

Han firmado el nuevo ERE: CCOO, UGT, CSIF, STC y la lista independiente de Servicios Centrales de Asturias (dándose codazos unos a otros para subrayar su talante negociador y su responsabilidad sindical y coincidiendo en dejar fuera de las reuniones sindicales conjuntas a quienes no aceptamos firmar el ERE desde un primer momento)

No hemos firmado CSI, CSICA y Apecasyc, que, cada uno con su criterio propio, coincidimos en considerar que ni se daban motivos para justificar un nuevo ERE, ni se había llevado a cabo un proceso de negociación legítimo, tanto en los plazos como en la constitución de la mesa negociadora como en la exigencia de motivos reales y demostrables para promover dicho ERE.

Al contar con la complicidad de la mayoría sindical que necesitaba, la dirección se ha cuidado de intentar blindar cada paso en la negociación para dificultar las posibles demandas judiciales contra este nuevo ERE fraudulento. Para eso ha utilizado a sus diversos aliados sindicales como fueron necesarios en cada momento. Por ejemplo: una vez asegurada la mayoría de los sindicatos de BCCM para la firma final, algunos sindicatos de Liberbank como STC y algún invento como la lista independiente de Servicios Centrales de Oviedo eran irrelevantes a la hora de dicha firma, pero eran necesarios previamente para boicotear la exigencia de una mesa sindical de Liberbank, tarea esta esta que realizaron a la perfección al servicio de los intereses de la dirección.

Ante la esperada lluvia de circulares y declaraciones grandilocuentes por parte del conglomerado directivo/sindical que nos aplica esta nueva estafa, desde la CSI subrayamos una serie de realidades que, a nuestro entender, no pueden ser desmentidas (y en todo caso, invitamos a los firmantes a intentar desmentirlas).

El día 1 de julio el ERE actual dejaba de estar en vigor, con lo que todos los trabajadores volvíamos a cobrar la totalidad de nuestro salario. Desde esa circunstancia real es una cínica mentira decir que mantener el recorte horario y el recorte salarial correspondiente (en Asturias, el 10%) es una mejora para nadie. Más cínico y más intolerable resulta decir que los sindicatos firmantes han conseguido una mejora para los compañeros que menos cobran, ya que, una vez efectuado el recorte salarial con el ERE que han firmado, se les abona una cantidad que, obviamente, es mucho menor que dicho recorte. Utilizar a estos compañeros como disculpa es tomarnos a todos y, especialmente a ellos, como tontos de capirote.

No hay motivos económicos ni organizativos para un nuevo ERE. Emplazamos a quienes han firmado este ERE a desmentirnos acerca de este asunto y a señalar en qué lugar de la documentación entregada por la empresa (contabilidad ya conocida en todo caso) se exponen las causas económicas u organizativas que justifiquen una nueva medida de ajuste como esta, más aún después de cuatro años de ERES fraudulentos.

La complicidad de los sindicatos firmantes en el acortamiento de los plazos, rebajando incluso los que una legislación tan nefasta para los trabajadores como la reforma laboral señala como mínimos, y la misma complicidad en constituir una mesa a la medida de los deseos de la dirección, señala sin lugar a dudas la existencia de un acuerdo previo para aprobar deprisa y corriendo un nuevo ERE, que se firma justo el día antes de que el Tribunal Supremo se reúna para decidir si nos deben devolver lo que nos sustrajeron con la estafa del primer ERE. Con la firma de este  nuevo ERE, el Consejero Delegado y sus socios del Consejo de Administración consiguen que les sigamos financiando, además de la devolución de lo que nos estafaron (si el TS dicta una sentencia a favor de los trabajadores), todos sus dispendios, sus salarios y dietas exorbitantes, sus subidas de sueldos inmorales, los pagos a tramas como Ausbanc y los elevadísimos costes de su nefasta gestión cuyo absoluto fracaso demuestra una vez más que salvo para apalear a los trabajadores y a los clientes y para seguir manteniéndose en puestos a los que han llegado gracias a la política más corrupta y hedionda son unos perfectos inútiles por mucho que sus palmeros a sueldo les intenten adornar con virtudes personales y profesionales inexistentes.

Ante esta nueva estafa y ante esta nueva traición sindical, desde la CSI nos comprometemos a seguir en la pelea contra los ERES, los recortes y los despidos, como hemos hecho hasta ahora, poniendo nuestras limitadas capacidades al servicio de la lucha común por nuestros puestos de trabajo, por nuestros derechos como trabajadores y por nuestra dignidad profesional y personal y llamamos a todos los compañeros a no dejarse abatir por esta nueva traición sindical.

El pesimismo y el miedo son lujos que no podemos permitirnos.

A pesar de todo, a seguir en la pelea.

Por la cuenta que nos trae a todos.

Seguiremos informando.

20 de junio de 2017


Ceremonia de la confusión previa a la firma (Al parecer, la dirección ya se ha asegurado la complicidad sindical que necesita)



Segunda reunión periodo oficial nuevo ERE fraudulento

Ceremonia de la confusión previa a la firma
(Al parecer, la dirección ya se ha asegurado
 la complicidad sindical que necesita)


Hoy ha tenido lugar la segunda reunión del periodo oficial de consultas convocada por la dirección para comunicarnos sus intenciones (nada buenas, obviamente) respecto a la continuidad del plan de ajuste que llevamos padeciendo desde hace cuatro años, una vez que, a finales de este mes, finaliza el ERE fraudulento actualmente en vigor.

En la reunión anterior, la empresa nos había hecho entrega de la documentación que, según ella, avalaría la necesidad ineludible (después de cuatro años de ERES fraudulentos, 420 millones de euros sustraídos de nuestros salarios para financiar el banco privado de Manuel Menéndez y sus socios, y decenas de despidos utilizando la movilidad geográfica ilimitada) de que los sindicatos (algunos sindicatos, obviamente) fueran, nuevamente, cómplices de esta estafa.

Corroborada, en el día de hoy, la estrategia del sindicalismo del régimen, que pretende camuflar su intención de firmar un nuevo ERE con recortes y despidos en medio de un patético aluvión de peticiones a la misma dirección que nos ha llamado para que avalemos más recortes, no para establecer mejoría alguna en la situación de los trabajadores, desde la CSI queremos recordar algunas cuestiones básicas que no debemos perder de vista:

El día 1 de julio, el ERE actual deja de estar en vigor, por lo que todos pasaríamos a percibir el salario íntegro, sin recortes. No sirve, por tanto, la patética afirmación de que con el nuevo ERE mejoraremos respecto a la situación actual. La complicidad activa de los sindicatos del régimen en el acortamiento de los plazos legales de negociación que debería llegar al 17 de julio, es una muestra más de que, al igual que la dirección, nos toman por idiotas a los trabajadores. La afirmación de que quieren firmar pronto para aportarnos tranquilidad y para dar un mensaje positivo a esas ratas carroñeras que llaman los mercados, ya es para nota y su supuesta preocupación por los compañeros más jóvenes y peor pagados, después de avalar una y otra vez la política de personal de Manuel Menéndez, máximo responsable de la situación de estos compañeros, resulta de un cinismo intolerable. 

La empresa no nos llama parar recoger propuestas que mejoren la situación de los trabajadores, nos llama para plantear otro ERE, en el que, además, vuelve a mezclar dos cosas que no pueden mezclarse: bajas incentivadas para trabajadores de una cierta edad a cambio de recortes y despidos a los que continúan en la entidad. De sobra sabemos, por experiencia, a lo que conduce eso. No puede ni debe contraponerse el lógico deseo de irse en las mejores condiciones posibles de los compañeros de ciertas edades con el derecho del resto a no seguir siendo objeto de recortes.  

La dirección no se molesta en justificar el ERE (que, según varios sindicatos, entre ellos la CSI, no tiene ninguna motivación más allá de la conocida obsesión de Manuel Menéndez con aplicarnos su famosa Teoría de la Austeridad Salarial Ajena) ya que, para llevar a cabo su intención de seguir estafándonos, le basta con conseguir la firma de la mayoría sindical. Para garantizar dicha mayoría, ha constituido una mesa de negociación a su medida en base a la mayoría de BCCM (con el asombroso apoyo de algunos sindicatos de Liberbank y cosas parecidas en Asturias) y desarrolla una estrategia en la que, como es habitual, algunos sindicatos ejercen la labor de comparsas a la que están tan habituados. Al parecer, esta vez, como en el segundo ERE fraudulento, no van a llevar a cabo el consabido espectáculo de las huelgas de atrezzo, dado el hastío de público y crítica, y se van a conformar con el papel de sindicalistas responsables que, a pesar de estar, según ellos, contra la Reforma Laboral van, una vez más, a firmar un ERE amparado en dicha ley corrupta y genocida a pesar de todos los pesares. Qué patéticos!

En esta situación y, a pesar de que ningún sindicato de los que acepta el ERE ha explicado en qué parte de la documentación entregada por la empresa se encuentra la justificación de nuevos recortes y despidos, en la jornada de hoy, hemos comprobado como todo parece estar pactado fuera de la mesa y ahora toca escenificar dicho pacto mediante la presentación de un aluvión de contrapropuestas (sin poner en duda los recortes y los despidos) para vestir de forma presentable lo que no pueden ocultar: avalar una nueva estafa de este tipo no tiene ningún tipo de justificación desde el punto de vista sindical.

Hoy, para llevar a cabo sus planes con más tranquilidad, los sindicalistas del régimen han expulsado de una reunión sindical conjunta realizada en un receso de la reunión con la dirección a los representantes de los sindicatos que hemos manifestado nuestra oposición a la firma de este nuevo ERE (la CSI, obviamente, entre ellos). Como en anteriores ocasiones, no quieren testigos molestos y, como en ocasiones anteriores también, utilizan modos y maneras chulescas y agresivas que contrastan vivamente con su rastrero servilismo ante la dirección. Una vez más, resulta inútil esta sucia estrategia: ni nos amedrentan ni consiguen que contestemos a sus provocaciones ni van a evitar nuestra exigencia en la mesa de negociación.

En todo caso y, manteniendo, como en otros procesos similares, nuestra idea de que hemos de estar a la altura de lo que los compañeros a los que representamos se merecen, la CSI ha manifestado que, una vez analizada la documentación entregada por la dirección en la reunión anterior, no se justifica un nuevo ERE ni por motivos económicos, ni por motivos organizativos. Además, para poder tener una visión más ajustada a la realidad de la situación de la entidad que nos permita abordar una negociación seria y responsable, hemos solicitado una serie de informaciones contables que consideramos necesaria a tal fin.

Por mucho que la dirección y sus acólitos sindicales pretendan provocarnos para que abandonemos la mesa de negociación, ahí seguiremos defendiendo los derechos de todos los trabajadores contra tanto atropello y tanta estafa.

A eso nos comprometimos y en eso vamos a seguir.

Pase lo que pase.

Continuaremos informando.  
  
19 de junio de 2017

P.D: En estos días, con todo lo publicado por los sindicatos de BCCM y de Liberbank que van a firmar esta nueva estafa, ¿has encontrado algún dato o alguna teoría razonable que desmienta en algo lo que dijimos el primer día acerca de lo que pretendía la dirección?:

“La dirección de Liberbank pretende que los trabajadores paguemos con los recortes salariales hasta finales de 2019 la posible devolución del importe ilegalmente descontado mediante el primer ERE fraudulento, los despidos y los traslados forzosos a cientos de kilómetros generados por la movilidad geográfica ilimitada y forzosa y los habituales dispendios fruto de su nefasta gestión. Además, pretenden también que, después de cuatro años de ERES fraudulentos, aceptemos que son necesarios nuevos recortes y despidos para asegurar la viabilidad de la empresa, con lo que dejaríamos la puerta abierta a nuevos recortes a criterio de la dirección”

A ti, qué te parece?
Imagínate a nosotros